De misses y presidentes…¿Y si nadie va contra Ortega?

Este sábado fue un día de “sorpresas” sin asombros.  Nicaragua está estrenando Miss. Adriana Dorn se llama. Por ahí leí que muchos, muuuchos la critican por haber sido una belleza importada, que vive fuera del país que ahora representará en Miss Universo, que la respuesta a la pregunta sobre qué haría para convencer al jurado en el concurso de la más bella del mundo dio pautas a creer que al final las mencionadas “influencia” presidenciales no darían fruto… pero bueno, al final los rumores de que ella sería la elegida se cumplieron.

Como en la Crónica de una muerte anunciada, de Gabo, -aunque sea ya un ejemplo cliché-, se confirmó lo que ya todo mundo sabía. Un par de horas antes, algo parecido ocurría a pocas cuadras del Teatro Nacional Rubén Darío, donde Dorn fue electa. Allí, en la Plaza de la revolución, Daniel Ortega era elegido proclamado por el congreso del FSLN como el candidato presidencial de ese partido político. Dijo Tomás Borge, con una capacidad envidiable para contar a toda la multitud, que la votación a mano alzada era ¡unánime!

El punto es que ya todo mundo sabía que tanto Adriana como Daniel serían los elegidos. Entonces, me pregunto si hubiera sido mucho mejor para todo$ ahorrarnos el desgaste de estar simulando.

Bueno, y siguiendo con lo que creo que sería más práctico -porque me encantan las cosas prácticas-, no creen ustedes que sería mejor que los partidos políticos de la mal llamada “oposición política” nicaragüense desistieran de presentarse a unas elecciones presidenciales en las que “todo mundo sabe que todo mundo sabe” que Daniel Ortega será proclamado -y no precisamente elegido- como ganador. ¿No les parece que sería mucho mejor?

Sí, ya sé, es algo cansón hablar de política, pero considero que vale la pena discutirlo. Muchos se rasgan las camisas y se lastiman las cuerdas bucales gritando sus “No” a Daniel Ortega y la reelección presidencial. Que “No” quieren más a los magistrados del Consejo Supremo Electoral y una veintena funcionarios que se han aferrado a sus puestos a pesar de que el periodo para el que fueron eligidos ya caducó…. pero, si al final de cuentas quienes podrían y peor aún “DEBERÍAN” hacer algo por enderezar la política criolla no hacen su trabajo, para qué seguir en este teatro con una obra medriocre.

Se me ocurre la idea que nadie se inscribiera como candidato para las elecciones presidenciales de Nicaragua. Nadie además de Ortega, claro está. Así, él sería el candidato único en una competencia desierta. Se evitaría el gasto millonario de las campañas electorales, se evitaría la impresión de boletas que después aparecerían en los basureros municipales, y quién sabe cuántas cosas más se economizarían….  Ortega sería el designado y el mismo nuevo presidente de mi paisito, como todos sabían.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s